Aura y Bioenergía.

El aura humana es la manifestación de la bioenergía, esta energía se percibe por un resplandor que varía según el estado emocional de la persona, su característica es biomagnética esto quiere decir que atrae o repele otras energías similares, a diferencia del magnetismo natural que atrae lo contrario, el biomagnetismo atrae lo semejante.

La alteración del aura ocurre por muchas causas distintas, nuestros propios sentimientos, el dolor, la tristeza, la ira, la falta de autoestima, la culpa , el miedo , la depresión, la muerte de un ser querido  y una lista interminable.

Convivimos con el  estrés, la  negatividad y esto altera el aura, la buena salud no es solo el funcionamiento armonioso del cuerpo físico, es también la armonía del espíritu, mente y cuerpo.

El aura puede ensuciarse, rasgarse, llenarse de larvas astrales,  está expuesta a miles de situaciones que percibe; mentales, emocionales, astrales. Es una envoltura que nos protege y repele cualquier vibración que nos pueda afectar, cuando está limpia nos sentimos poderosos y magnéticos, para esto hay que efectuar una limpieza cuando observemos que estamos faltos de vitalidad, de energía, de compasión, de amor, etc.

Si no recuperamos la energía del aura, podemos vernos afectados con cualquier enfermedad. Las enfermedades se instalan previamente en la capa áurica y con el tiempo hacen su presentación en el cuerpo físico.

Limpiar el aura puede aliviar mucho nuestras molestias, aplacar el cansancio, la fatiga y por supuesto un aura en buen estado atrae todo aquello que deseamos.

Podemos observar por la forma del aura, su color, su expansión y su brillo, la causa de la sintomatología que aqueja a cualquier persona, el 80 por ciento de las enfemedades tienen su inicio en la alteración del aura componiendo así el porcentaje de que el 90 por ciento de las enfermedades empiezan en la mente. Al ser el aura un sistema de protección, es la primera en recibir las influencias negativas convirtiendose en estímulo para generar formas de pensamiento que alteran la conducta emocional, dando inicio a la somatización de nuestros pensamientos generando los malestares, problemas orgánicos y las enfermedades.

Algunos de los síntomas de un aura cargada de suciedad, o rasgada son:

  • Sentirse con fugas de energía y cansancio sin motivo aparente.
  • Mareos frecuentes.
  • Falta de fuerza en las piernas.
  • Mal humor.
  • Dolores de cabeza.
  • Sentirse aturdido.

Así como nosotros aseamos nuestro cuerpo a diario, también debemos limpiar nuestra aura con frecuencia, al estar formada por energía el aura se autoregenera, por lo que su limpieza puede realizarse cada cierto tiempo. Nosotros recomendamos limpiar el aura por lo menos una vez al mes.

Para esto se pueden utilizar óleos específicos que dependen del tipo de energía que tiene cada persona, para este fin se realiza un análisis del tipo de bioenergía que opera en la persona y así poder determinar el tipo de óleo y la combinación específica para mantener limpia el aura.

Por otro lado es común que el aura este contaminada y causando cierta disfunción fisiológica, por lo que recomendamos que efectúen un diagnóstico áurico y la energetización de la misma sometiéndose a  una exposición de energía electromagnética.

Esta acción va a solucionar cualquier tipo de malestar y enfermedad que esté en proceso y reestructurar la regeneración celular  natural del cuerpo.

Para este fin y cualquier tipo de información, por favor contáctenos. Estaremos encantados de resolver sus preguntas y compartir sus inquietudes.

Anuncios